Protocolo

La visión Coreana del Protocolo

La Presidenta de la República de Corea, Park Geun-hye, ataviada con el traje tradicional
La Presidenta de la República de Corea, Park Geun-hye, ataviada con el traje tradicional coreano en el palacio de la Jefatura del Estado durante la solemne inauguración de su mandato (23/02/2013)

Los que conocen bien Extremo Oriente suelen referirse a los surcoreanos como los “latinos de Asia”, expresión que hace referencia a la habitual simpatía y hospitalidad que muestran tales ciudadanos a los extranjeros. Corea del Sur es, al mismo tiempo, una nación con una cultura moderna muy influyente: sus películas y series de televisión son muy populares a nivel internacional, sus actores y cantantes son grandes ídolos entre los chinos y japoneses, e incluso muchos de dichos vecinos afirman con sana envidia que los coreanos bailan muy bien y son muy divertidos.

La imagen de Corea del Sur es, por todos los citados atributos, muy atractiva y positiva en el mundo en general y en Asia Oriental en particular. Sin embargo, este derroche de modernidad y dinamismo se produce en una nación de larga historia y muy orgullosa de su idiosincrasia y cosmovisión. En este país, cohabitan un progreso vertiginoso y un gran respeto a la tradición y a las normas sociales que la interpretan, es decir, al Protocolo. Y es que los surcoreanos son extrovertidos, sí, pero ello no implica que sean informales.

La cultura tradicional de Corea del Sur está muy influida por el pensamiento del filósofo chino Confucio, y ello se observa en el venerable respeto que, aún hoy, y sobre todo entre la gente adulta y anciana, se tiene por la jerarquía, el orden y la edad. No en vano, Confucio fue un firme defensor de la estabilidad del Estado, del equilibrio social y de la armonía familiar, todo esto bajo un estricto principio de autoridad. Y ello puede observarse en la realidad de Corea del Sur, en sus hábitos de convivencia y organización humana. En su Protocolo, en suma, en sus tres ámbitos: oficial, empresarial y social.

El Protocolo oficial en Corea del Sur es sumamente estricto. Todos los políticos, altos funcionarios y empleados públicos están obligados a seguir rigurosas normas para que el funcionamiento del Estado sea impecable en el fondo y en las formas. Obviamente, y como en cualquier país, suceden casos de ineficiencia y corrupción, pero en general, los servidores son muy escrupulosos en sus cometidos. Y cuidan mucho los detalles de Protocolo en lo relativo a ceremonial, ordenación, precedencias y detalles de organización para que nada quede a la improvisación. También hemos de destacar, en este sentido, que el patriotismo es un valor muy asentado en el país, y por ende, el reverencial respeto a los símbolos nacionales.

La importancia de la jerarquía y la armonía también son muy visibles en el entorno empresarial. El Protocolo de negocios contempla mucho la importancia de las formas. La buena imagen, la discreción, la puntualidad y el respeto por los rangos y la autoridad en la empresa son principios en alza. Y las normas de Protocolo empresarial no sólo han de ser contemplados estrictamente por los profesionales surcoreanos en su propio país, también por los extranjeros que pretendan hacer negocios con ellos.

En lo social, y más concretamente en lo familiar, la autoridad patriarcal y el valor de la edad siguen jugando roles muy relevantes. Sin embargo, y a diferencia de los ámbitos público y de negocios, las familias sí han visto una evolución condicionada por la modernidad, el progreso y la influencia occidental. Los avances en la igualdad de género, la relajación en los hábitos de comportamiento y los conflictos generacionales están modificando, poco a poco, la visión tradicional de las relaciones familiares.

Tendremos ocasión de profundizar más en este amplio y complejo ámbito, pero esperamos haberles podido transmitir la importancia que el Protocolo tiene en Corea del Sur y cómo en un país tan avanzado y moderno, la cultura tradicional y sus formas siguen teniendo una crucial vigencia.

Jinho Shin

Director general de PromoCorea y profesor de Protocolo Asiático en iBS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *